Sonrisas, caricias y amor. No se gastan y son gratis.

Más sonrisas, caricias y amor. No se gastan y son gratis.VDLN 21

Contra la violencia y agresividad para cualquiera que la sufra, y en todos los ámbitos y circunstancias. 

Ya estamos de nuevo dando la nota en el Viernes Dando La Nota, y hace dos días fué el Día Internacional Contra la Violencia de Género, y hace una semana fué vivido un (ilógico e irracional acto terrorista en Francia, y se están produciendo cientos de asquerosas guerras, con miles de inocentes víctimas).
Por eso quiero hacer esta reflexión, particular.

Me apetece centrarme más en el primero, aunque ya habrán corrido ríos de tinta, resulta que hay indicios que esta situación está empeorando en las nuevas generaciones.

Cuando hablamos de maltrato y violencia de género, nos suele venir a la cabeza los daños visibles, los físicos; golpes, moratones, fracturas,etc. pero estos no son los únicos, ya se sabe que también que existe un maltrato psicológico y emocional…. es devastador e invisible, cuyas secuelas son más difíciles de sanar y curar que las corporales.



Existe un programa en mi pais España llamado “amores que duelen”  donde muchas mujeres van exponiendo como fueron sus casos de violencia y como salieron, y se va analizando el porqué de cada cosa, me pareció tan esclarecedor como aterrador.
Yo lo pillé de casualidad de madrugada, y me desgarró el alma ver como una chiquilla contaba como vivía las situaciones violentas en casa….
Ay los niños!

Escalofriante, pero como siempre otro programa bueno a deshora

-¿A quien va dirigido un programa como ese a semejantes horas de las madrugada? Podrían ser más de las 1:30

-¿En realidad se pretende que sea visto, difundido y ejemplarizante?

No sé, me huele a mi que no.

Bueno dentro del maltrato psicológico y emocional, quiero matizar uno del que poco se habla y es más omnipresente de lo que creemos:

Cicatrices y heridas en el corazón

La indiferencia (blog recién descubierto, con muy buena pinta)


o destrato (como dicen en este artículo del que me gusta especialmente el último párrafo).


Nos lo cuentan muy bien en estos enlaces (jejeje ¡no los cliqueís hasta que leais esto y escuchéis mi canción, ;-)! ) .

En cualquier caso es importante que cuando que cuando queramos que la gente de a pie (los que no somos psicólogos) reconozcamos los perfiles de los maltratadores y las maltratadas, deberíamos hacerlo siempre de modo bidireccional.

Se y conozco que la mayoría de la violencia de género es sufrida por las mujeres, pero no debemos olvidar también a esa minoría de hombres maltratados psicológica y emocionalmente sobre todo, que los hay, los ha habido y los habrá.

Y a pesar que el día está especialmente dedicado a la mujer, hay que tener mucho cuidado con estas formas silenciosas de maltrato, que pueden extenderse al ámbito infantil, sin que apenas nos percatemos de ello, más en los últimos tiempos donde el mundo tecnológico nos absorbe cada día más, y que van teniendo consecuencias que podríamos pensar que tengan su origen y causa en otros lugares y con otras personas.

Bueno pues ahí os dejo con una canción que me gusta especialmente de Anastasia, y subtitulada español-inglés ea!

Un beso y espero que os guste, aunque parezca que confunda churras con merinas”

document.write(”);

Cita de amistad

El concepto y significado de amistad es tan grande, que calibrarlo con exactitud y claridad es muy improbable.

Hola, ¿ me ayudais por favor? 
Hoy mi post debe ser corto, en pro de los comentarios y opiniones vuestros.

Ayer me planteaba y reflexionaba sobre la amistad, y los diferentes significados y connotaciones que lleva para cada persona, y como ello puede llevar a malos entendidos, malas interpretaciones, decepciones, y mil quebraderos de cabeza.

En definitiva es algo intangible, y en mi opinión indefinible.

Algo que se aproxime a definirla puede ser empezar por establecer unas características intrínsecas y universales…como la empatía por ejemplo…

Me gustaría saber que opinión tenéis. Creo que resultaría muy interesante y aprenderíamos todos.

Empiezo yo, con esta cita:

Buen día a quien pase por aquí. 

Cuando tus hijos te dicen ¿Tu te has mirado las pintas?

Si tu hijo te cuestiona tu forma de vestir, ¿que pensarías?

Los niños, esos pequeños minimonstruos que si eres madre/ padre giran alrededor nuestra, cual satélites, van creciendo sin que apenas nos demos cuenta. Yo no me canso de decir, que a pesar de que creamos estar enseñándole millones de cosas, ellos lo hacen a la par con nosotros.

Además, todos los que sois padres coincidiréis que a pesar que su mayor arma de aprendizaje es la imitación, a veces te asalta mentalmente esa pregunta que dice:

“¿Y este niño o niña a quien ha salido?” 

¿O no?

Tu vas educando o formando en una línea, y aunque de fondo vaya impregnando, ellos van tensando y yendo para otro lado, máxime hoy día que están tan influenciados por el entorno mediático.

Yo particularmente tengo una forma de ser singular.
Me considero afortunadísima por tener una mentalidad muy abierta, respetuosa y empática que disfruta conociendo, confrontando y asimilando cosas nuevas, diferentes alternativas, posibles relaciones, mezclas….

Esto es muy divertido.

No es que vaya con la pandereta, pero es gratificante y satisfactorio, de ahí que los que me conocen, saben que siempre suelo estar como en las nubes, o en babia y es que me encanta dejarme llevar y que surjan pensamientos espontáneos sobre lo que sea….me hace sentir viva y feliz.

Como todas las madres trato de traspasarles el testigo a mis hijos y hablo, converso y reflexiono con ellos sobre cualquier tema que me pregunten infundiéndole una apertura mental que los incite a barajar diferentes
“que”, “como”, “por qué”, “cuando”, “donde”, yo que sé.

Exprimir las cosas y circunstancias siempre bajo una actitud curiosa, objetiva (en la medida que se pueda) y tolerante.

Aunque soy más normal que el pan, mis hijos me reconocen “diferente”, ya sea por mi manera de abordar las cosas o tomármelas, o incluso por mi manera de vestir,  que ya veis, tampoco tiene nada de raro.

Mañana playera con el nieto, and the family

Mi niña que nació con el gen de la coquetería de serie, sueña con verme llegar al colegio con mi vestidazo, mis medias y tacones…
(algo así como una fantasía masculina pienso yo, y presumir de madre supongo) pero en lugar de eso llego yo, con chandal, chamarreta, coleta con celpa, y cara limpita.
¿ que le vamos a hacer?
Estoy intentando de llegar a un punto intermedio desde que abrí el blog, y ahí está mi pestaña de “estilo e imagen” MODA CURVY muerta de risa….pero me cuesta horrores (aunque he llegado a la conclusión que tengo que hacerlo si o sí, y ya casi toca)

El niño que es curioso y friki (@frikifran en Instagram  por si alguien quiere ver sus dibujos) como yo, está feliz con poder preguntarme sobre lo que le dé la gana y que le siga el juego y le de cancha…( haciendo mención a este artículo de Juanan GC, ahora está bastante convencido de que Dios es una presencia alienígena y somos fruto de ello)
Oye ¿Y por qué no?

Pues la otra mañana estando en la playa, me sorprende con esta conversación, más propia de darse a la inversa, de padres a hijos:

F -¿Mami, ese es el bolso que te has comprado?!
Y- Si, ¿ te gusta? ¿ está chulo verdad?
F -¿Un bolso con bolsillos, de color verde militar?! 
Y- Si porque es de tipo bandolera que es como a mi me gusta y grandecito.
F- ¿Pero tu te has visto las pintas? 
Y- ¿ que le pasa a mis pintas?

Me coge el bolso y me saca la cartera y me la enseña diciendo:

F- ¡ Mira que cartera llevas! 
Yo – ¿ si, qué le pasa?
F- Una cartera negra, sin florecillas ni nada, el bolso tampoco y con color camuflaje….es que tu eres así…mientras que te guste a tí, ya está….
Yo – Hombre pues si, ¿es que a quién le va a tener que gustar sino?

Esta conversación me sorprendió mucho, porque me sirve de indicativo que algo está cambiando en él, que los años no dejan de correr, y que entra ya en esa etapa de transición donde deja atrás la niñez y se adentra en la preadolescencia, y sus intereses, gustos y costumbres van a variar sin lugar a dudas, pero que yo intentaré que sean lo menos estereotipados posibles, bastante tenemos ya con lo que tenemos, a ver si granito a granito

Y conste que pese a que la ratita presumida es la niña, en más de una ocasión el que nos ha sorprendido con un diseño de ropa femenina, ha sido él…y curiosamente uno fue cuando era muy pequeño, para un concurso en el que pedían un vestido para una serie de dibujitos y allí que me lo hizo por cuenta propia….(“aunque de casta le viene al galgo”)

Yo mientras tanto voy a ver si mejoro las pintas de mis complementos…

Espero que os haya gustado esta anécdota personal para simplemente recordar que los padres influimos con un gran porcentaje en su formación, evidentemente, pero a esas personas que son obsesivas y persiguen cánones de “perfección” y rigidos, decirles que la evolución, desarrollo y la personalidad está definida e influenciada por muchos más factores, a parte de los paternos, y que a veces es mejor interactuar y aprender al unísono, mutuamente, compartir, equilibrar y fomentar el respeto, desde el respeto.
Fundamentalmente relajarse un poco y disfrutar, que el tiempo pasa volando y la niñez es muy efímera y veloz hoy día.

Gracias por haber llegado hasta aquí.

¿Familia, trabajo, offline, online…?

La entrada anterior a esta la llamé: “mañana saldrá un nuevo sol”.

Verdaderamente hay días en los que todo es grisáceo, húmedo y pesado como la niebla, y esperas ansiosamente el sol.

Días en los que las cosas se enredan por doquier, y aunque estés tratando de desenredar, más se complican y más se lían.
Y por más que lo intentas, menos lo consigues y es que no solo dependen de tí.

Hay cosas para las que te guste o no te guste, necesitas ayuda, necesitas un refuerzo, para las que inevitablemente es mejor trabajar en equipo.
Hay cosas que se hacen mejor entre varios, haciendo cada cual su parte.

Si esto no es posible, pasan dos cosas:

-El esfuerzo y tiempo se multiplica, hasta el infinito y más allá, y aún habiendo utilizado y empleado todos los recursos imaginables…

-El resultado no alcanza más que a ser mediocre, o incluso mal hecho.

-La persona implicada queda extenuada tanto física, como mentalmente, y el resto insatisfecho.

Aquí no hay orgullo que valga, ni superwoman, ni nada de eso, no puedes estar en todas partes y estar al 100% porque es imposible, y esto es lo que ocurre demasiadas veces.
Hay que pedir ayuda y dejarse de historias.

Y aquí también pueden ocurrir dos cosas:

-que encuentres ayuda, colaboración y apoyo, o

-que por el contrario, tengas que seguir apañándotelas como puedas.

Con lo cual no queda otra que replantear la situación, establecer prioridades y delegar tareas si o si.
Habrá cosas que debas eliminar, cosas que debas mantener y mejorar, y cosas que directamente se las pases a otras personas.
Y si es posible sin sentimientos de culpabilidad, que nos suelen asaltar bastante a las mujeres.

Imagina que a todas estas cosas a las que me refiero en el mundo off-line
(labores domésticas, niños en edad escolar que tienes que reforzar por las tardes y con sus extraescolares, los estudios propios, padres mayores y enfermos, dificultades económicas, más imprevistos, etc.) le añades que quieras integrar una actividad en el mundo on-line (remunerada) , con lo absorbente que todos los que estamos quí sabemos que es.

¿Entonces que? 


Ya no hablo de nubes, niebla o humedad, entonces hablo de ciclogénesis, con posibilidades de terremoto, huracanes y tsunami….

Una sobrecarga y saturación devastadora, que te lleva a ir sesgando calidad en todos los aspectos, con el consiguiente malestar y cansancio propio, más el que le vas generando a los demás….

Eso es una cuesta abajo y sin remedio, muy desagradable de pasar.

Esto es lo que me venía pasando a mi, y tal cual os lo cuento ahora, he tomado la decisión de parar, recapitular y reorganizar el entramado.

Más a consecuencia de un par de cosas que me han pasado este fin de semana, que me han golpeado de lleno y me han hecho sentir 
-por un lado tristeza, verguenza, duda, y enfado...  
-y por el otro lado preocupación, incertidumbre y dilema.

Como veis son unas cuantas emociones para procesar y equilibrar.
Voy a darme unos días de desconexión, para recapacitar, meditar y enfocar.

Aprovecharé para pasar a visitar tantos blogs amigos que no he tenido tiempo de leer a gusto. 

Tened café preparado, que yo llevo una bandejita de comentarios.

No se cuanto necesitaré.
A mi me cunde mucho el tiempo de pacificación de la mente, pero para evitar remolonear, me pongo de fecha máxima hasta el mes próximo, es decir 1 de diciembre.

Si no estoy de vuelta, dadme un toque, a ver si me he quedado dormida!!

Gracias por pasar a leerme, 
un beso muy grande 
y ya sabéis estaré deseando 
de leer vuestra opinión. 
😀

Respeto, humildad y lección de anatomía.

Hola gente!

Hoy cambio #Miércoles Mudo por post personal ” día a día”


Temática: niños, accidentes, hospitales-médicos…….reflexión.

Digo, porque el post de hoy es de leer un ratillo, ya se sabe las madres cuando nos ponemos con las batallitas…

Accidente 8:20 de la mañana, mi niña va a darle la chaqueta al hermano que se ha montado en el coche (asiento copiloto), y que sin verla, cierra la puerta de golpe, pillándole todo el brazo.

Escena: En el silencio de la calle, gritos, gritos y más gritos…. de ambos, una por dolor y el otro diciendo que no la vió y preguntando que te ha pasado….

Yo, que dios me ha dado una calma y templanza, que no se de donde me sale, intentando averiguar la magnitud del asunto, sin que me dejara tocarla.

Sinceramente, por los gritos y el brazo caído y lacio, que mi niña me ofrecía, y con la cercanía de Halloween, yo veía en mi cabeza su peor versión zombie.

Pensaba para mis adentros: “Ya está, le ha dado en todo el codo y se lo ha cargado, fijo, en cuanto dejemos al hermano en el cole, nos marchamos a urgencias”

El hermano, que es superaprensivo pese a ser mayor, saltando, medio lloroso y asustado, incapaz de estarse quieto ” ¡ay mi niña, ay mi niña!“.

Estando así la cosa, les digo fuerte y firme:


-“¡Como no dejéis de gritar y dar alaridos los dos, os meto un sopapo que os quito la histeria de golpe, vamos a ver que le ha pasado ya! ” 

De pronto escucho una voz desde las alturas:

ha sido sin querer, ha sido sin querer“….

Miro al cielo y, en un bloque de 9 plantas con 108 viviendas con tendederos exteriores, no veía nada (sí, sí tendederos exteriores, en mi barrio los hay, pese a ser….ejem) pero el Ángel de la Guarda sabía que no era…

Por fín la divisé, ahí estaba esa vecina providencial, que todo lo ve, y todo lo escucha:

-“Ha sido sin querer, ha sido sin querer, el chiquillo no ha tenido la culpa…” 

-“Ya, ya, pero lo que quiero es saber la gravedad, si me dejan para ver que hacer, gracias!

Me imagino que al escucharme decir que les iba a dar un sopapo, le saltó la alarma, y pensaría que le iba a dar al hermano la del pulpo….
no sé que se le pasó por la cabeza…

Así que entre hipidos, lloros, y “ay mi niña perdona”, me fuí rumbo al colegio, deje al niño, y nos fuimos mi niña y yo a urgencias.
Andando porque el hospital materno-infantil me queda al lado del colegio.

Allí estuvimos esperando un buen rato, más de una hora, mientras el traumatólogo llegó (que estába pasando consulta).

Una vez nos toca, el doctor jovencito, serio e hispano ( tengo que decirlo, luego lo entenderéis), mira y revisa bien a la niña, y decide hacerle una radiografía….

Y aquí viene MI EPISODIO, cuando se me ocurre matar dos pájaros de un tiro y le digo al doctor:

“…pues ya que estamos aquí, a ver si usted le puede mirar la garganta un momento, porque verá, lleva un mes por lo menos quejándose de dolor al tragar….la llevé al pediatra del ambulatorio y me dijo que era no me acuerdo el nombre, inflamación en la tráquea, y me mando antiinflamatorio unos días, pero sigue quejándose y no queriendo tragar, diciéndome que tiene algo en la garganta que la traiga al hospital, y yo le he ido dando largas, pero ya que he venido

No os podéis imaginar la cara del doctor, mirándome fijamente en silencio unos instantes…
A mi que no hay nada que me motive más que una mirada fija, o una sonrisa, me quedo con los mismos ojos de plato a la espectativa, y me dice:

T- ¿En serio, me pregunta usted a mi, que soy traumatólogo, que le miré la garganta a ver porque no traga? 
Y- Si, claro 
T- A ver señora ¿ cuantos huesos tiene el cuerpo humano?
Y- Ah y yo que sé cuantos huesos tiene el cuerpo humano, como me voy a acordar de eso ahora, yo se lo pregunto porque como la traquea es como un hueso.**
T- ¿Usted no sabe que la tráquea no es un hueso?
Y- Ni idea.
T- Usted piensa que el traumatólogo solo se ocupa de los huesos, que es lo que erróneamente piensa todo el mundo, pero no. 
El traumatólogo se encarga del aparato locomotor, señora, si es algo del cuerpo humano que sirve para moverse y desplazarse entonces nos encargamos nosotros.

En este punto yo aún no había dejado de mirarlo a los ojos, ni él a mi.

Aquí, intervino la enfermera para parar el momento, porque lo más probable que esa criaturita podría haber escuchado hubiera sido una gresca monumental, y racista, más teniendo en cuenta que a mi no me conocía, y que podía haberle salido por peteneras.

Lo se a ciencia cierta, porque a nadie le gusta que le cuestionen, y a poca gente le gusta que la miren a los ojos fijamente para ponerlo en evidencia y hacerle notar su incultura.

Pero es que además el entorno del hospital es de clase media tirando a baja, y con un barrio marginal a dos pasos, y la gente que suele ir al hospital a urgencias, no son de arreglar las cosas dialogando calmadamente.
Hablo de estos grupos cerrados que escuchas a media legua por lo fuerte que hablan, que están a la defensiva de todo, y no necesitan ni que los mires para buscar yesca, al revés, te buscan la mirada provocativamente a ver si se lía parda, y acuden en masa familiar.

El doctor se puso a escribir en el ordenador, moviendo la cabeza en negación, pensando lo que el tenía que aguantar o escuchar, vete a saber.

A mi ni se me pasó por la cabeza molestarme en abrir la boca, ni pelearme, principalmente porque me era absolutamente indiferente la idea que ese médico se hiciera de mí.
Ni me averguenzo de no saber el número exacto de huesos del cuerpo humano, ni siento la necesidad de fardar ante él de mis conocimientos en otros asuntos…

Mi interés era mi niña y ver si lo de la garganta era normal, punto pelota.

Yo me dirigí a responderle a la enfermera, que me insinuó que la niña parecía que era de poco comer, si no sería una excusa.

Asentí, que en parte eso me temía, pero mira, ya que estabamos allí, mejor no irse con la duda.

De pronto mientras acababa de vestir a la niña y dialogar con la enfermera…

Así habló Zaratustra” 
( el médico, que tuvo tiempo de echarle el ojo a internet)

Lo que tiene la niña se llama, laringotraqueititis y bla,bla,bla,virus o bacterias comunes bla, bla suele durar un mes o algo más , y bla,bla origen alérgico, cambios de estación, ….paciencia”.

Ah pues gracias.

No obstante le vamos a hacer la radiografía del brazo y ahora le avisamos.


-Pues de acuerdo, alli quedamos a la espera.

En mi escala de valores: 
respeto va en cabeza. 

Y hoy me he dado cuenta de una cosa importante, a veces dar por sentado algunas cosas, es una gran equivocación, que cometemos a menudo y da lugar a problemas y malos entendidos.

Yo dí por hecho que si tu eres traumatólogo, has de tener los conocimientos médicos mínimos para hacer una exploración infantil de garganta y poder diagnósticar si algo está yendo mal o no hay motivo de preocupación, aunque no sea de tu especialidad.
Estamos hablando de una garganta, no de nada interno, ojo.

El dió por hecho que pedirle a un traumatólogo que revise una tráquea es de “gili-pim-pam-pum”, que yo debía estar zumbada.

Al final una falta de tacto total, porque a mi me enseñaron que: 

“quien dice lo que no debe, 
se ariesga a escuchar lo que no gusta”

Todos tenemos malos días, eso está claro, pero hay trabajos y trabajos, y precisamente una urgencias infantiles requieren de una humanidad y profesionalidad especiales.

A mi no me hizo sentir idiota, ni estúpida, porque no lo soy, pese a no hilar tan fino como para saber cuantos huesos tiene el cuerpo humano, pero otra persona se hubiera podido sentir bastante ofendida y molesta.

Afortunadamente, no me salgo fácilmente de mis casillas, y vivo en mi
onda zen-monje shaolí” como dice mi niño, y como digo yo vacunada contra esta “superpeople” que te empuja hacia abajo para poderte mirar desde arriba.

¿Pensáis que exagero?
¿Queréis saber que pasó? 

Pues la solución la tenéis en la conversación telefónica de mi hija con su abuela tras llegar del hospital.

Por la conversación supongo que mi madre le estaría hablando de las
3 palabras mágicas: Por favor, gracias y perdón” y mi niña le dijo:

” Ya abuela, pero el médico cuando hemos ido después de la radiografía, se ha portado diferente y muy simpático, pero no le ha dicho perdón a mamá

Efectivamente, cambió su actitud e incluso bromeó.
Me imagino que le dirían que no son maneras, o se daría cuenta por sí mismo que no había venido a cuento.
No lo sé, pero desde luego poner en evidencia a unos padres delante de los hijos no habla demasiado bien de quien lo hace.

Momento chic

Verdaderamente los críos son muy intuitivos e inteligentes.
Saben perfectamente lo que ocurre en su entorno aunque trates de disimular, ynos conocen muuuuuuy bien. 
Nos conocen tanto, tanto que sin consciencia plena, ni estrategias logran manejar nuestros propósitos e intenciones como nadie
Unas conexiones mágicas. 
Son increíbles, siempre lo pienso.

Podía haber caído en ridículo delante de mi hija, si pretendiera ser perfecta, no equivocarme, o hacer creer que todo lo sé…pero nada más lejos de la realidad, y ellos lo saben, porque así se lo cuento:

Si no hubiera estudiado, no hubiera aprendido, 
si no repaso, no recuerdo, 
me equivoco, rectifico, 
pruebo, experimento, anoto, 
apunto cosas interesantes, me olvido de otras pocas, 
escucho, observo, me esfuerzo, 
vuelvo a escuchar, vuelvo a observar, me vuelvo a esforzar, 
e intento hacer las cosas, 
siempre intento hacer cosas y solucionar problemas, 
establecer conexiones y avanzar….
y hoy por hoy, sobre todo, 
me paro, pienso, decido, 
y trato de mantener siempre la calma y el sentido del humor. 

Adoro el sentido del humor

Ellos me conocen y si no recordaba los huesos ni falta que hace. Soy la que estaba a su lado cuando el dolor y el miedo la dominaban, para arreglar y componer su mundo, y cuando su hermano casi entra en histeria.

Así que hoy me siento:

Una super-persona que no anda desmereciendo a otros que saben menos, sino que disfruta cuando puede aportarles algo que no sepan, y que les pueda ser útil para hacerlos crecer.

Una supermami feliz de tener a sus cachorrines magullados, pero a salvo, porque solo ha sido un sustazo entre tantos.

Y no hay más…
¡¡Colorín, colorete 
por la chimenea salen cohetes!! 

Espero que os haya gustado u os sirva de algo, yo me he quedado muy a gusto.

;-D

**La tráquea no es un hueso, es verdad, que si pienso en un esqueleto lo que se ven, en el cuello son las vértebras. La tráquea es un conjunto cartilaginoso.

Divagaciones sobre cambios, estilo de vida y “gente sabia”

Divagaciones sobre cambios, estilo de vida 

y “gente sabia”

Hola, ya estamos aquí de nuevo:
Viernes Dando La Nota.

Los cambios son algo a los que los humanos nos mostramos muy reacios.
Antes de hacer alguna modificación en nuestras costumbres, pensamientos, en general en nuestras vidas, lo pensamos, lo volvemos a pensar, lo valoramos por encima, por debajo…

Algunos necesitan preguntarle a la almohada y confirmarlo antes con padres, tíos, abuelos, amigos y parte del vecindario….

Cuando al fín decides que sí, que definitivamente es tiempo de cambios y que tú vas a cambiar, la cosa es muuuuuuuuy lenta, pero al igual que los guisos, merece la pena a fuego lento.

Cambiar no es,

  • voy a la peluquería y me corto el pelo; media cabeza rapada y resto color castaño y morado en las puntas.

Oye, puede ocurrir en un ataque de…. ¿valentía? o ¿estupidez?

Que no tengo nada en contra de pelos modernos o a la vieja usanza, pero un cambio exterior es solo eso, como pintar una pared con humedad, ya sabes que no te va a servir de nada mientras no sanees la base.

  • También puede ser que te pases la vida haciendo mudanzas trimestrales interiores por tu casa;

-Ahora pongo esto aquí…..”!alaaa!”

-o mejor la mesa allá..¡WOW que cambio!”

– Cuarto del niño para un lado, cama del niño para el otro….

  • O tal vez comprar algunas cosillas que otras...

-Vas al bazar por un boli y vienes con 15 cosas que crees necesitar y finalmente son solo más cosas para guardar….pero no importa porque

-voy a Ikea y me traigo una estantería para la pared, pero ya de paso unos tuperwares, otra alfombra para el baño, un peluche, rotuladores, para el niño, ese marquito tan chulo y barato para esa foto que:
” ay que ver, no tengo ni una foto fuera del móvil”
y un portamaceta muy mono, que aunque no tengo maceta, no importa…

– el domingo voy al mercadillo y….

Una espiral de apegos que creemos “cambios” y no lo son.
Son autoengaños que nos consumen dinero, energía, y vida…

Eso si, nos llenan la mente, o al menos nos la anestesian, un día, otro día, y así finalmente llegas a pensar un día, que sería muy complicado vivir sin ello, imposible. Pero para nada.

Solo tienes que tomar consciencia que hay algo “inestable” en tu interior.

Cuando digo inestable, me refiero a que no se ha acabado de resolver o asimilar, y está como si lo tuvieras pendiente con un clic.

Haces por olvidarlo intentando no pensarlo, evadiéndote de esa responsabilidad, y día a día vas pasando página, y cuando ya no te acuerdas crees que ya lo tienes superado, pero estás equivocado, tu cerebro tiene mecanismos para recordar algo inacabado además tiene nombre (Se llama efecto Zeigarnik).

Hay algo que tu necesitas solucionar y lo buscas exteriormente.

Por lo general suelen ser carencias emocionales… afecto, cariño, amistad, compañía, reconocimento, o pueden ser sentimientos de frustración, tristeza, impotencia, inseguridad,… que se yo.

Yo no soy Psicóloga (me habría gustado), pero he hecho un curso-master gratis de coaching bien largo.
De hecho aún no lo he terminado, llevo unos 40 años, o más….

He tenido experiencias en vivo, he tenido practicas, he tenido “maestros consejeros varios” unos más acertados que otros, y con todo ello poco a poco he ido construyendo una Teoría.
Mi Teoría, con mis apuntes, los que a mi me funcionan.

A ti quizás si, o quizás no.
Sería cuestión de probarlo, aunque apostaría que si.

Me lo podrían haber contado  e impartido en un curso, es cierto, pero sin duda, no lo hubiera asimilado tan estupendamente, si previamente no lo hubiese padecido en mis propias carnes, con mis circunstancias, matices y filtros y la dulce libertad de crearme yo mismo “mi método”, lentamente, a base de tropezones, borrones y cuentas nuevas…equilibraciones, calibrados

A día de hoy, he descubierto que tengo mi propio manual de coaching, y muy mal no creo haberlo hecho, pues no son pocas las veces que ahora metida en Facebook me topo con reflexiones de aquella cultura, mantras de otra, ideologías de allí y de allá, que curiosamente yo ya tengo interiorizadas, a veces casi me da por pensar que igual es verdad eso que dicen que tenemos varias vidas.
Tampoco lo sé.

Solo sé que no hay mejor inversión que ser capaz de mantener una mentalidad abierta y si es posible exenta de juicios, pero no de opiniones y criterios.

Que por cierto, no por el hecho que tengas capacidad de reflexión y crítica, tienes que hacérsela saber a todo el mundo, y lo que es aún peor, intentar a toda costa de llevarte a la gente a tu terreno.

¿Para que quieres tanta gente pensando igual que tú?
¿Te ratifica en ser más correcto o acertado?
¿Mal de muchos consuelo de tontos?

A veces los demás no están interesados, de hecho no tiene porqué interesarles tu opinión.
Esto que a mucha gente ofende, tiene su contrapartida buena, y es que tu también puedes prescindir de las opiniones, críticas y reflexiones ajenas que te plazca, cuando te plazca.

Esto es un proceso que se va cuajando poquito a poco, que pasa inadvertido , y que configura un “saber estar”.

Dependiendo con quién estés establecerás unas pautas de comunicación y con suerte el feedback podrá ser positivo.
(Otra semana le meto mano a un comportamiento que a mi, me sorprende mucho relacionado con esto)
Hay gente avasalladora que es mejor dejarlas hablar y ya.
Esas luchas son absurdas.
Veo en Facebook algunos “debates” que no hay por donde cojerlos y lo peor es ver que a veces incluso profesionales de la Psicología entran al juego de poder.

Y también hay gente poco habladora, que tiene mucho que enseñar.

Sería una buena lotería ser lo suficientemente inteligente para para distinguirlas.

Y despues de un hilo disperso, me despido ya para deciros que ando en un punto de inflexión en mi vida donde tengo que reconstruir la mejor versión de mi misma, y encarrilarme hacia un camino o estilo de vida dificultoso ya de por si, y que se complica si además tienes que formarte específicamente desde cero.

De nuevo divagaciones sobre cambios

Pero creedme que prefiero ir despacito y firme, a dejarme cegar por las acuciantes promesas de gloria express, que circulan a todas horas por aquí.

De ahí que de nuevo esté siempre con los post a última hora, post atrasados, y los despistes.

Ocupada y preocupada por arreglar, reafirmar mi interior, para dejarlo fluir hacia fuera… toda una catarsis. 

Ahora después de tanta palabrería os voy a dejar un par de canciones muy simpáticas que me pasó el otro día una amiga, cuyo blog estoy segura que conoceis la mayoría, supongo que a colación de mi parrafada filosófica del pasado viernes jejeje.

Me hizo gracia y por eso la quería compartir con vosotros.
Un beso a todos.

document.write(”);

Pin It on Pinterest