De navidad a navidad, a veces el tiempo pasa volando y cuando nos queremos dar cuenta, se nos ha escapado el año y la tenemos de nuevo encima.

«DE OCA A OCA Y TIRO PORQUE ME TOCA»…

A pesar de que duran lo mismo, hay años que se pasan muy deprisa y otros sin embargo tienen días eternos. Es lo que tiene el tiempo, la relatividad…al igual que la vida y las circunstancias.

Doy comienzo a este blog justo el último día de un año que para mi ha tenido un significado muy especial ( es el 2013, un siglo antes un 13-3 1913, nació mi abuela a la que adoraba)

Terminé 2012 por debajo de tierra y empecé 2013 a ras del suelo. En ese punto lo ves todo inmenso y terrible, pero la parte buena es que no puedes ir a peor, creo y espero.

Puedes optar por quedarte ahí tirada, tumbada o lo que sea, pero no es agradable, no se está nada bien tan abajo. El suelo es frío, sucio incómodo e incluso peligroso, te pueden pisar y herir más.

La gente no suele coger cosas del suelo, así que tienes dos opciones:

levantarte o levantarte…

y casi doy por hecho que habrás de hacerlo solo/a.

Quizás nos de pereza, quizás sea difícil, doloroso o tengamos miedo a ponernos ahí en medio de nuevo, pensando que alguien nos tire o nos tumbe otra vez.

Pero no tiene porqué. Depende de que hagamos.

Podemos echarnos a un ladito mientras nos vamos reponiendo y recuperando, e ir observando y analizando a los demás. Porque ellos, caminan sin problemas, con determinación, sin ser tumbados.

– ¿Que los hace diferentes de nosotros?

– ¿Que necesitamos para ser como ellos? Si es que queremos parecernos a alguien en concreto (no es mi caso)

Particularmente pienso que en la calle hay sitio para todos. No se trata de permanecer en un recoveco asustada y apartada para que no te tiren, ni ponerte en medio en plan » Tío Pepe» .

No creo que la solución sea avasallar, ni empujar a otros para sentirse empoderado.

Es caminar, avanzar y llegar.

Observando, reflexionando, anticipando y adaptándose con la mayor naturalidad y constancia posible, sin temores y sin aspavientos.

Caminar hacia delante, disfrutando del camino, del paseo, de la gente amiga que te procura distracción y sabiduría, y procurando hacer igaul con los que encuentres, porque todos tenemos algo bueno que ofrecer, aunque sea una sonrisa, o un buenos dias, buenas tardes de corazón, que no abundan.

Con todo estome despido del 2013. Yo me pasé todo este año para levantarme y medio mantenerme de pie, y lo que te rondaré morena…pero la verdad te digo, que no tengo pensado caerme al suelo ni una sola vez más.

Igual tropiezo, seguro que si, pero ya procuraré yo agarrarme donde sea para no tocar fondo de nuevo.

Por lo pronto voy a ofrecer mi buen humor y compartir mis palabras sobre todo aquello que me motive o inspire, que no es poco como iréis viendo.