Una receta que dice por si misma el origen de la que les habla, Málaga.

Se caracteriza por ser rápida y ecónomica como pocas y en su versión más común y simple suele gustar a la mayoría de los que lo prueban.
Es mi forma de invitarles a compartir la satisfacción que me ha producido ver que por fin mi página sale en google.

INGREDIENTES:

  • 5-6 patatas.
  • Un vasito de aceite de oliva.
  • 2 huevos.
PREPARACIÓN:
En una olla hervimos las patatas con sal, normalmente cortadas en rodajas.
Mientras elaboramos una mahonesa con el aceite, un huevo entero y una yema (la clara la echamos en la olla y quedara cuajada, como se observa en el centro de la imagen) y lo reservamos.
Cuando las patatas esten cocidas las apartamos del fuego y dejamos quese enfrie un poco, para cuidadosamente y sin dejar de remover, irle agregando la mahonesa. Este es el paso más delicado pues de estar demasiado caliente las patatas, la mahonesa “se cortara” y aunque el sabor seguirá siendo bueno la presencia será mala como de un caldo no homogéneo sino cracrelado.
Un truco para evitar esto es aligerar la mayonesa, agregandole despacito agua de la olla con lo cual le aumentamos la temperatura y no habrá tanto contraste.
Una variante muy popular es añadirle algún pescado (rosada, merluza…) y gambas casi al final de la coción, pero esto es opcional.
Sencilla pero deliciosa. Prueben y espero que les guste.

¡Mira! Echa un vistazo