Después
de un par de meses sin aparecer, retomo con un post patrocinado, muy interesante,
y os cuento los motivos de esta ausencia mía.
Sencillamente
ha sido por problemas de salud.
Después de soportar practicamente a diario jaquecas y
migrañas
, me hice un chequeo general en un internista, con especial interés por revisar mi tiroides, y resulta que me han diagnosticado
hipertensión.
Me
quedé de piedra.
Jamás
hubiera sospechado que yo tendría ese problema, cuando de pequeña fueron varias
las veces que sufrí desmayos justo por lipotimia ( bajada de tensión) y mis amigos
estaban avisados que en esos casos me tumbaran y me pusieran las piernas más
altas que la cabeza.
La hipertensión
es conocida como el asesino silencioso,
y es justo porque pasa desapercibida con unos síntomas muy ambiguos, que pueden
achacarse a cualquier otra causa.
Sin
embargo va actuando lentamente en tu organismo produciendo una sobrecarga al
corazón y un sufrimiento a la cabeza, que muchas veces  acaba en tragedia repentinamente.
Eso
es. Me sentía mal casi siempre, y en lugar de relajarme y parar, me tomaba un
ibuprofeno y luego otro, un café y otro café, y era como la pescadilla que se
muerde la cola.
Iba alimentando al «enemigo» a base de
antiinflamatorios, excitantes, estrés, poco ejercicio, y mala alimentación.
Una
vez detectado el problema, he tenido que tomar medidas inmediatas, y hacer un
seguimiento, para restablecer los niveles adecuados.
  • Las
    cosas más sencillas y rápidas de hacer son sin duda, las que conciernen a
    prohibiciones:

 

-Nada
de antiinflamatorios ( ibuprofeno), mejor sustituirlo por paracetamol o
metamizol ( Nolotil).
-Fuera
estimulantes tipo café o té, y por supuesto decirle good-bye a la sal.
  • Ya en
    segundo lugar, tomando conciencia que debe ser algo continuo en el tiempo,  las que consisten en un cambio de actitud y
    hábitos, como tratar de no estresarse, permanecer relajada, e introducir una
    rutina de ejercicio físico a diario obligatoriamente.

 

Yo
solía andar muchísimo antes y ahora llevo un par de años utilizando más el
coche ( porque no puede ser de otra forma) y pasando muchas horas sentada
frente al PC, con lo cual he engordado, «un poquitín, bastante», y eso es otro de los factores
que hacer subir la presión arterial, la obesidad.
Así
que en este punto no me queda otra que tomarme muy en serio la bajada de peso, y
vigilar mucho la forma de cocinar los alimentos, ya sabéis que lo que más se
recomienda es comidas al vapor, y la plancha.
El
vapor está muy bien para las verduritas y guarniciones, pero para las carnes y
pescados, la plancha es lo ideal.
 
Esto
va a ser para un largo tiempo… Así que de cara al verano y para que esas
reuniones con amigos o familiares frente a una barbacoa, no sean la excusa
perfecta para saltárselo todo a la torera, he estado viendo e informándome
sobre las planchas de gas.
Las planchas de gas, son sin lugar a dudas, la alternativa perfecta para hacer un
montón de recetas y comidas supersaludables y sanas, ( hasta huevos, como ves arriba)
Utilizaré
menos grasa y además podré añadirle condimentos, hierbas aromáticas, vinos, o
salsas ( ahora que no puedo utilizar sal) sin que se vaya todo a las brasas o
se chamusque.
Lo
mejor de todo, es la constancia que me permiten, porque solo tienes que
encender y listo.
Nada de excusas, «que si el carbón, que si se vamos a esperar
que se baje el fuego, que si a mí se me da regular…»
Nadaaa!!
Pones tu plancha de gas en marcha y a disfrutar de cocinar rico, rico.
Te
olvidas de obras y líos para tener tu rinconcito en el jardín, o en tu cocina.
Échale
el ojo a las planchas de gas, que son prácticas, regulables, sanotas y muy
decorativas.
El que
la compre antes que avise para la quedada 😉

 

Gracias
por leerme, byeee!