¿Como se planta un pistacho?

Lo primero es conseguir que el pistacho germine o brote,  para luego sembrarlo en tierra,lo cual no es tarea fácil, verás…
Para conseguir que un pistacho germine, es necesario mantenerlo en un sitio húmedo, frío y oscuro durante un periodo de tiempo que puede ser superior a 45 días.
P de Plantar, 
P de Paciencia,
de Primavera y 
de PISTACHOS.
¿que os parece 
muchachos?

¿Alguien se acuerda del anuncio del Scatergories…Con la “P” animal de compañía….. “PULPO” ?

No es un animal, es una planta, pero por el tiempo y cuidados que le hemos dedicado al PISTACHÍN , bien se merece tener la consideración de “mascota”. 
Todo empezó el verano pasado, cuando a mis niños les dieron un puñado de pistachos crudos (sin tostar, ni salar).  
Entre quejas y disgusto, su frikimami no les dejó comerse más que dos o tres para que los probaran, por que se le ocurrió la genial idea de que si eran semillas, se podrían plantar y allá que nos decidimos a buscar como se hacía eso. 

¿Como hacer que brote un pistacho?

  1. Pusímos el puñado de pistachos que nos quedó dentro de un paño de cocina ( de algodón) bien empapado de agua, en una bandejita de polispan, y a la nevera…. 
  2. Esto fué en diciembre, hemos sacado y empapado nuestro paño durante todo el invierno, saludado a nuestros pistachos, la bandeja de polispan ha viajado a lo largo y ancho de nuestro frigorífico…. vamos que nos ha faltado ponerles nombre.
  3. La cosa no estaba muy clara, ya habían pasado más de 45 días, que era lo que leímos… así que solo quedaba esperar y seguir cuidando “nuestra mascota”.
  4. Pero por fín ha llegado la primavera, y con ella un pistachito ha eclosionado y nos ha regalado la experiencia de verlo brotar, y nos ha llenado de alegría… es ver asomar la vida.

Conclusión de querer plantar un pistacho.


Ha sido un experimento muy bonito y cargadito de valores:
posponer la satisfacción inmediata, (de comerse los pistachos),  investigar en internet, responsabilizarse de los cuidados (procurando que no se seque el paño), observar, esperar, desarrollar la paciencia, y finalmente ver el resultado, y la recompensa. 
Ha merecido mucho la pena. 
Ahora ya tenemos la maceta donde plantaremos nuestro pistacho y seguiremos mimándolo para que se haga una planta maravillosa y siga creciendo si es posible, hasta que algún verano nos sentemos bajo su sombra y nos hartemos de comer esos pistachos, que un día tuvimos la fantástica idea de no comer y plantar.

¡Mira! Echa un vistazo