El por qué de esta pestañita es porque soy mami de dos «minimonstruos».
Un niño que tiene 9 años y una princesilla que tiene 7.
Como todas las mujeres que hemos sido madres, es lo primero con lo que nos defininimos cuando nos preguntan.
Con lo que empezamos el día, con lo que seguimos después, y al rato y cuando anochece, y por la noche…. AHHHHH!

Lo peor es que no vienen con instrucciones, como ya sabeis.
Lo que te funciona con uno, no te funciona con el otro, que lo que te da igual un día,  al siguiente te hace salir de tus casillas.
Son unos «reseteadores» de cerebros adultos, ladrones de tiempo y te quitan la libertad.


¿Seguro que son los niños los que más tiempo te roban y te quitan la libertad?

 

¿en serio?



Bueno, yo diría más bien que nos quitan tiempo, muuuuuuuucho tiempo. ESO SI.

Pero si lo pensamos detenidamente, la mayoría de las veces los adultos perdemos nuestro tiempo de la manera más tonta; tirados en un sofá (más solos que la una) mandando whatsapp sin ton, ni son,  para no escuchar el «liberador» silencio de la soledad , mirando la tele sin ver nada…en fin, dejando la vida correr.

Pero eso no es libertad, es ocio, o aburrimiento


Cuando nos reunimos con amigos que no son padres, siempre parece muy deseable irse a tomar unas cervezas, a cenar con los ellos, poder actuar sin engorrosos horarios…eso parece verdaderamente liberador y es muuuy aceptado.

Sin embargo, no nos apetece jugar un rato porque nos parece perder nuestro valiosísimo tiempo en chaladuras.


Yo creo que si dejamos de ser unos «encorsetados» y unos sosos, nos olvidamos del ridículo, y nos echamos unos juegos con nuestros niñosveremos que ellos, justo ellos, son los únicos capaces de liberarnos de nuestro mundo por un rato, y dejarnos volar LIBREMENTE por el país de los juegos, de las risas, de los no juicios, de la relajación, de la alegría, de la paz, de un bienestar incomparable.

Si conseguimos vencer la pereza, y dejarnos llevar por ellos, disfrutaremos de lo lindo y será la mejor inversión que hagamos.
No es un asalto a mano armada, es nuestra mejor herencia para con ellos.
Regalarle lo mejor de nuestras vidas.

Hay que compartir junto con los «chikitajos», todas aquellas cositas que tanto nos gustaban hacer de pequeños, y que esa «adquirida libertad» de mayores nos hizo olvidar.  


El tiempo pasa pronto y cuando queramos darnos cuenta, ya serán también unos adultos sosos y encorsetados como nosotros.


ESPERO QUE OS GUSTE Y SIRVA

Si tienes niños pequeños no dejes de ver estos los minimonstruos. Están chulos. 
Se trata de un grupo de niños en el cual cada uno muestra las típicas conductas «repelentes» o «repipis» que todos los padres afrontamos. 
Los críos ven reflejadas sus conductas desde fuera, a la vez de como las soluciones que les ofrecen los adultos son las más razonables y lógicas. 
A nosotros nos encantan, os los recomendamos.