¿ESTAS SEGURO?

A veces lo que deseamos, no es lo que nos gusta.

Hasta los huesos nos han calado las costumbres,

los usos, lo que consideramos correcto, lo conocido…

La incertidumbre, ¿a quien no asusta?

Que segura y confortable es la rutina. ¡Que comodidad!

Enroscaditos como un gato dormido, que une cabeza y patas.

Ni principio ni final, un círculo de interminable recorrido.

¡Para! Busca otra realidad.

No la sueñes, búscala, vívela,

es la única manera de comparar, el momento que disfrutas,

con lo que anhelas.

Pero ¡ojo! Nadie imagina, ni espera cosas ingratas,

no existen sueños feos. Eso se nombra pesadillas,

y no significa que no acechen y surjan.

Cuando estés en esa nueva postura, podrás valorar,

lo bueno, lo malo, el pasado, el presente, lo que realmente necesitas, como te
sientes,

y pregonar a los cuatro vientos, si es eso lo que quieres y deseas firmemente.

 

M.Soledad (detrasdelmapamundi)